Please enable JS

DESINTERÉS E INDIFERENCIA, LAS CLAVES DE UN REPUDIABLE ACTO DE DISCRIMINACIÓN - POR ANALÍA BARONE*.

Sentimientos de bronca, impotencia, tristeza e indignación se apoderan de mí al momento de sentarme a redactar estas líneas. No quiero, no puedo y no admito, bajo ninguna circunstancia, la indiferencia hacia las realidades de los demás. Y menos aún, cuando se trata de cuestiones relacionadas con la salud. Por eso, me resulta increíble e incomprensible la situación por la que tuvieron que atravesar Sergio Occhiuzzi, un niño con discapacidad motriz, y Mariana, su mamá. 


Al llegar a la Clínica Asistencia Privada Odontológica- ubicada en la Avenida Córdoba 1870, en el barrio porteño de Balvanera- Mariana y su nene tuvieron que soportar un repudiable acto de discriminación. La apatía del personal de la institución que, de manera absolutamente desinteresada, los “invitó a que Sergio se realice la radiografía, indicada por su odontólogo, en otro establecimiento sanitario porque ese lugar no contaba con las condiciones de accesibilidad necesarias para recibir y atender a una persona con movilidad reducida. 


Como comunicadora social y persona con discapacidad motriz, una vez más, ante un hecho tan lamentable como este, siento el compromiso y la necesidad de dirigirme a la Vicepresidenta de la Nación, licenciada Gabriela Michetti, en su carácter de autoridad nacional -aunque difícilmente estas líneas lleguen a sus ojos-. Quisiera saber ¿Qué sentiría Usted, como usuaria de silla de ruedas, si concurriese a un centro de salud y fuese “invitada” a retirarse porque el lugar no cuenta con una rampa o un ascensor para que pueda acceder y circular con normalidad? ¿Alguna vez, al menos por un momento, pensó que los edificios que no tienen accesibilidad básica no la tienen en cuenta como posible usuaria de esos espacios?


Semanas atrás, más precisamente el pasado 18 de julio, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) publicó los resultados preliminares de una investigación denominada Estudio Nacional sobre el Perfil de las Personas con Discapacidad, la cual reveló que uno de cada diez argentinos tiene algún tipo de discapacidad. Entonces, señora gobernante ¿No cree que es tiempo de implementar políticas públicas tendientes a resolver el problema de la falta de accesibilidad, de manera concreta, real y definitiva? ¿No cree que todo resultaría más sencillo si se pusiera a disposición de los ciudadanos la información necesaria para que entendamos que las personas con discapacidad motriz- colectivo poblacional al cual usted pertenece- somos, ante todo, sujetos de derecho? Derecho a contar con un entorno libre de barreras arquitectónicas, urbanas y en el transporte, por ejemplo. Tal como lo garantiza la Ley Nacional de Accesibilidad, Ley N° 24.314. 


En contraposición con dicha normativa vigente y también con Ley N° 962, Modificación del Código de Edificación Urbana, "Accesibilidad física para todos", en 2004, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GBA) dictó la Resolución 309 que exceptúa a los edificios de concurrencia masiva, tanto públicos como privados, de adecuar sus instalaciones a fin de garantizar la seguridad, comodidad y autonomía de las personas con movilidad reducida en relación a los accesos, circulación y permanencia en múltiples espacios. La misma que permite, por ejemplo, la habilitación de la Clínica Asistencia Privada Odontológica.  En consecuencia, Usted, Señora Vicepresidenta de la Nación, que también ha sido autoridad de la Ciudad de Buenos Aires ¿No cree que los entornos inaccesibles atentan contra los derechos y libertades fundamentales de las personas con movilidad reducida? En este caso, un derecho primordial como es el derecho a la salud. 


No obstante, tras una rápida intervención de Acceso Ya, la Agencia Gubernamental de Control procedió a intimar a las autoridades de la Clínica Asistencia Privada Odontológica –mediante Acta de Intimación N° 106534- para que “Doten de accesibilidad el área de pediatría, radiología y ortodoncia, ubicada en un entrepiso, a fin de cumplir con la normativa vigente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (C.A.B.A) sobre accesibilidad. 


En definitiva, Usted, Señora Vicepresidenta de la Nación, como autoridad nacional competente, tiene un enorme privilegio y una inmejorable oportunidad. Tiene en sus manos la posibilidad de empoderar a las personas con discapacidad para que, de una vez y para siempre, sus derechos sean conocidos, difundidos y respetados por cada uno de los habitantes del suelo argentino. Porque únicamente así ninguna persona con movilidad reducida se verá privada de gozar de un derecho fundamental, como el acceso a la asistencia médica, por falta de accesibilidad edilicia. 


*Analía Barone es responsable de Comunicación Institucional de Acceso Ya.